06 mayo 2008

Las comarcas niegan agua a Barcelona

La capital se enfrenta al resto de Cataluña en otra guerra de trasvases.

Los planes del Gobierno catalán son muy amplios: el trasvase del Segre, captaciones desde otros puntos de Lleida, transporte de agua en barco desde Marsella, Almería y Tarragona y alguna otra fórmula no confirmada. El objetivo es llegar a abril de 2009, cuando entre en funcionamiento la primera de las grandes obras acometidas en los últimos 30 años: la desaladora del Llobregat, al sur de Barcelona, que dará 60 hectómetros anuales, el equivalente a dos meses de consumo.

Mientras, cada vez son más los catalanes que perciben el área metropolitana de Barcelona como un gran núcleo que traga el agua que otros necesitan. La sequía oprime a toda Cataluña, pero el área barcelonesa, que concentra a más de la mitad de la población, tiene más sed que nadie. Los embalses que la abastecen, que también nutren a la provincia de Girona, rozan el 20% de su capacidad.Por debajo del 15% el abastecimiento es muy dudoso.

El sábado, Montilla fue muy claro: sólo hay un país y el agua es de todos. Pese a ello, quienes rechazan cualquier tipo de cesión de agua a Barcelona aducen que el área metropolitana lleva demasiado tiempo absorbiendo recursos de zonas con menos habitantes y menos inversiones. La aportación del Ter a Barcelona se ve ahora como un "expolio" sobre Girona. Desde 1959, una ley garantiza más del doble de agua para el consumo doméstico barcelonés que para las comarcas gerundenses (ocho metros cúbicos de agua por segundo frente a tres).rea metropolitana de Barcelona como un gran núcleo que traga el agua que otros necesitan.





(Se muestran los datos del año en curso,del año anterior
y la media de los últimos años de la cuenca de Catalunya)




Enlaces:1,2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta,no seas tímido.