01 junio 2007

Economía.

Las empresas españolas con más futuro son las que crean valor para todo su entorno.

Para ser una empresa con futuro debe crear valor para todos los actores de su entorno. Y eso es precisamente lo que han conseguido las 57 empresas españolas con más futuro a los ojos del estudio de CRF realizado por Deloitte, y en el que han colaborado prestigiosos profesores de escuelas de negocios.

El informe evalúa el grado de excelencia de las 50 empresas seleccionadas en función de los siguientes cinco criterios: una buena implantación en el mercado, una estrategia coherente, una sólida posición financiera, una atención prioritaria a las personas y un proceso de innovación consolidado. Los resultados del estudio han sido recogidos en el libro “Las empresas con más futuro” en el que han participado Pedro Nueno, Nuria Chinchilla y Pablo Fernández (del IESE), Pascual Montañés (del Instituto de Empresa) e Ivana Casaburi (de ESADE).
Sin embargo, todo ello se puede resumir en una sola idea: la creación de valor
para todos los stakeholders o partícipes de una compañía, más allá de hacerlo solamente para los accionistas. En declaraciones a Noticias.com, Pascual Montañés ha destacado la importancia de hacer con este informe lo que, bajo su punto de vista, es una “autopsia del éxito de las empresas”, mientras que la costumbre o la tendencia nos lleva a fijarnos prácticamente solo en sus fracasos.
“Es realmente positivo ver que hay empresas que se preocupan por su futuro”, ha señalado. En relación a ese futuro, considera Montañés, no hay que “soñar con grandezas”, sino simplemente hacer “que el futuro sea mejor que el presente”. Es aquí donde la excelencia en la creación de valor es lo más importante.
La creación de valor en el empresariado español
Montañés ha explicado a este portal que la encuesta para realizar el estudio fue inaugurada por 67 empresas y que “sólo 10 se han quedado fuera, lo que arroja una magnífica proporción”. Además, se muestra convencido de que en el
resultado todavía cabrían más empresas españolas, por lo que la salud de la creación de valor en España está en buen estado.
En el estudio de CRF, por otro lado, aparecen grandes compañías, caracterizadas algunas de ellas por su importante internacionalización, aunque no todas lo son. En este sentido, el profesor del Instituto de Empresa corrobora que “el tamaño no es en absoluto determinante”, mientras que la calidad del equipo directivo sí lo es.
¿Qué significa crear valor?
La creación de valor debe verse, por tanto, desde muchos puntos de vista. Así, no basta con fijarse sólo en el cliente, sino que empleados, accionistas,
proveedores… o todo aquel que se relacione con nuestra empresa debe ser nuestro “objetivo”.
Por ejemplo, de cara a los trabajadores, la creación de valor se plasma, según Montañés, en un salario adecuado, en el reconocimiento profesional y en la conciliación vida personal-labora; mientras que para los accionistas, no solo se
trata de crear valor económico, sino también aplicar criterios de transparencia, la participación en la toma de decisiones y la reputación corporativa de la compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta,no seas tímido.